Policiales

Tucumán tan violenta como Ciudad Juárez. Este año ya hubo al menos 13 casos de justicia por mano propia

El linchamiento del supuesto violador y femicida de Abigail en Tucumán encendió el debate en la provincia y dejó en evidencia una estadística alarmante: en lo que va del año hubo al menos 13 casos de justicia por mano propia.

A José Antonio “Culón” Guaymás, de 25 años y principal sospechoso del crimen de la nena de 9 años al sur de la capital provincial, lo lincharon los vecinos. Murió por los golpes que recibió en la cabeza y las costillas, que provocaron heridas en órganos vitales.

Esta reacción no fue un hecho aislado para situaciones de este tipo. Según un relevamiento, son al menos 13 los casos en lo que va del 2020.

El primero de ellos el 14 de marzo, días antes del inicio de las restricciones impuestas por el Gobierno para combatir la pandemia de coronavirus: «Un presunto motochorro de 19 años fue hallado sin vida a la vera de la ruta alternativa de Lastenia. Según fuentes judiciales, el joven habría sido embestido por la camioneta de su propia víctima, un hombre de 75 años, oriundo de Agua Dulce», señala el medio tucumano.

Le siguió otro caso ocurrido el 9 de abril:
 «Jonathan Rodríguez (23) fue asesinado en la puerta de su domicilio, ubicado en Pasaje Lima al 2300. Luis y Juan Suárez, que se desplazaban en un taxi, lo persiguieron porque les habría robado al celular. Según la acusación, uno de ellos se bajó del auto y le habría realizado cuatro disparos y, posiblemente, lo ejecutó de un disparo en la nuca».

El tercer episodio fue el 1° de mayo: «Un joven de 28 años hirió mortalmente a Inti Alejo Ibiza (21) luego de que lo descubriera en el interior de su domicilio. La Justicia entendió que se trató de un caso de legítima defensa, por lo que no hubo un proceso en su contra, según confiaron fuentes judiciales».

Al día siguiente, 2 de mayo, «Julio Brito (45) amaneció sin vida en el calabozo de la comisaría de El Chañar. La Justicia cree que falleció luego de que recibiera una feroz golpiza por parte de Ramón Antonio Sánchez y Raúl Córdoba. El primero es propietario de la estación de servicio que la víctima habría robado el día anterior utilizando un arma de juguete».

El 29 de mayo, «en El Colmenar, Walter Esteban Gómez (19) fue asesinado de un disparo cuando le habría estado robando a una mujer. Un vecino, cuya identidad no trascendió, al observar lo que estaba sucediendo, disparó contra los supuestos asaltantes. El tirador fue detenido por la Policía, pero se desconocen los detalles de la causa».

El sexto antecedente es del 14 de junio: Javier Maximiliano Coca, de 22 años, fue asesinado de cinco balazos en un confuso episodio registrado en Lules. Un taxista fue acusado del hecho. Declaró que el joven habría intentado asaltarlo y que él se defendió.

Al mes siguiente, el 10 de julio, dos hermanos fueron procesados bajo la acusación de de matar a puñaladas a Emilio Gerez (38). «Según los investigadores, la víctima, junto a un cómplice, habrían ingresado al domicilio de un jubilado de 65 años para robarle. Los jóvenes, vecinos del damnificado, al enterarse de lo que había sucedido, fueron a buscar a los autores».

El 19 de julio,
 Brahian Alejandro Gerez, de 19 años, fue asesinado de al menos siete puñaladas a pocas cuadras del principal acceso al sur de la capital, después de que intentara robar una moto, según la investigación de los policías. Lo habrían atacado los vecinos de la zona.

El 11 de septiembre,
 Antonio Andrada fue acusado de asesinar a Gonzalo Rizzo (20), quien según dijo le había robado la moto horas antes. Según la hipótesis de la Justicia, el sospechoso se encontró con la víctima, lo tiró al piso, lo ató por los pies y las manos y le disparó.

Días después, el 24 de septiembre, Diego Martín Campos, de 22 años, fue asesinado de dos disparos en el barrio Toledo, de San Cayetano. Hasta el momento no se esclareció el crimen, pero sí se sabe que el joven fue perseguido por un grupo de hombres que intentaban atraparlo después de un robo de un celular.

Este miércoles fue el linchamiento y asesinato de José Antonio Guaymás, el principal sospechoso de haber violado y asesinado a Abigail. El hecho ocurrió en el barrio Elena White, donde los vecinos encontraron al presunto femicida y antes de entregarlo a la Policía lo desnudaron y lo golpearon hasta matarlo.

Al día siguiente, en Lastenia, a 8 kilómetros de San Miguel de Tucumán, los efectivos de la comisaría local detuvieron a un carnicero acusado de abuso sexual. Los vecinos fueron a su local y realizaron destrozos, y después llegaron hasta la dependencia policial con el objetivo de atacarlo.

El mismo jueves, por la noche, 
la Policía de la capital tucumana tuvo que intervenir para que los vecinos no ataquen a un adolescente de 16 años al que acusaban de haber robado un teléfono celular.

Mostrar más
Cerrar
Abrir chat