Sociedad

Por la crisis del coronavirus, empresarios le piden al Gobierno que postergue el Día del Padre para julio

Lo adelantó Horacio Moschetto, vicepresidente de CGERA. Advirtió que a las pymes les resulta muy difícil subsistir.

La crisis provocada por el coronavirus​ no hizo más que profundizar la difícil situación que vive la Argentina, que en los últimos años devaluó su moneda de manera abrupta, provocando una fuerte caída en el poder adquisitivo de la mayoría de la población con el previsible impacto en el comercio.

En ese contexto, el sector empresario busca alguna salvaguarda y, en ese camino, le pedirá al Gobierno que postergue un mes el Día del Padre​, previsto originalmente para el domingo 21 de junio.

“Nos pusimos de acuerdo entre varios productores, dueños de marcas, comerciantes. La idea es pasar la fecha al Día del Padre para el 19 de julio en todo el país”, contó el vicepresidente de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), Horacio Moschetto.

En declaraciones a El Destape radio, el dirigente de la Cámara de la Industria del Calzado explicó la gran mayoría de las industrias del sector “todavía no se puso en marcha”.

“Todos priorizamos la salud, el tema sanitario, pero la verdad es que no tenemos las habilitaciones para empezar a producir en la mayoría de los casos. Lo mismo pasa con los comercios. En lo que se llama el AMBA, los centros comerciales, las avenidas comerciales todavía están cerradas”, afirmó.

En ese marco, dijo que la idea de postergar la fecha es llegar a un momento “en el que la cuarentena esté un poco más flexibilizada” y “ganar tiempo para empezar a producir”, pero también para “que la gente pierda el miedo, empiece a salir a la calle y levanten un poco las ventas.

“Para nosotros la fecha es muy importante. La temporada de invierno nos ha pasado prácticamente de largo y tenemos que intentar aprovechar, añadió Moschetto.

Por último, trazó un duro panorama para el sector empresarial, fundamentalmente para las pequeñas empresas: “Está siendo muy difícil subsistir para las Pymes. La cadena de pagos está rota. No tenemos ni los ingresos, ni las ventas ni la producción. Es un momento muy difícil”, concluyó.

Mostrar más
Cerrar
Abrir chat