Crímen y Justicia

En Tucumán y Salta exigen justicia por Paola Tacacho

Convocan a marchas paralelas esta tarde en ambas provincia por la joven profesora de inglés que fue asesinada por un exalumno el pasado viernes. Había realizado 13 denuncias contra el hombre que la acosaba desde 2015.

En Tucumán y Salta familiares, amigos, organizaciones sociales y del movimiento de mujeres, convocan a marchar este lunes a las 18 horas, en las plazas principales de ambas provincias por el femicidio de Paola Estefanía Tacacho. La joven salteña radicada en Tucumán era profesora de inglés y había realizado 13 denuncias contra Mauricio Gilberto Parada Parejas, el exalumno que la acosaba desde 2015 y la asesinó el pasado viernes 30 de octubre en barrio norte.
En ambas provincias reclamarán justicia para Paola, la joven que había denunciado a Parada Parejas en 13 ocasiones y lo único que había conseguido era una orden de restricción. En las manifestaciones se hará hincapié en el desprecio con que el Poder Judicial ignoró los pedidos de ayuda de la víctima y responsabilizan por ello también, sobre todo, al Estado tucumano.
En medio del dolor, la familia también se afana en reconstruir las acciones que había llevado adelante la joven en procura de poner fin al acoso sistemático que soportaba de parte de Mauricio Gilberto Parada Parejas, que se suicidió luego de acuchillarla la noche del viernes, en la vereda de la calle Monteagudo al 500 de San Miguel de Tucumán.
 

2015. La primera, expediente 70722/2015, es de noviembre de 2015, por acoso y violencia de género, contra Parada Parejas. Fue cuando comenzaron las amenazas de muerte, los mensajes obscenos y violentos, tiempo después de que el joven dejara la cursada en el terciario del Colegio Mark Twain.
2016.  Paola presentó tres denuncias contra Parada Parejas, dos en junio, por desobediencia judicial ambas, que se tramitaban en el expediente 34121/2016, porque el acosador tenía una orden de restricción de acercamiento dictada en mayo, pero no la cumplía. Estas denuncias se tramitaron ante el Juzgado de Instrucción III, a cargo del juez Francisco Pisa, quien dictó el sobreseimiento porque consideró que no había pruebas de que el autor de estos hechos fuera el acusado, y opinó que continuar con el proceso iba a ser «un dispendio jurisdiccional innecesario».
La tercera denuncia de 2016, expediente 49749/2016, fue por otra agresión del sobreseído Paradas Parejas, el 9 de septiembre.
2017. Paola hizo dos denuncias en junio, ambas por desobediencia judicial, se tramitaron en los expedientes 39152/2017 y 39136/2017.
 2018. Denunció cinco veces, en marzo, mayo y julio. Ayer se supo que la primera denuncia, 17997/2018, por amenazas y desobediencia judicial, fue enviada a archivo por «no contar con espacio físico» por el auxiliar fiscal José Fernando Isa, a cargo de la Unidad Especial para la Resolución de Causas del Ministerio Público Fiscal tucumano.
Cabe destacar que en la parte final de la decisión que se difundió en Los Primeros se establece que la causa se archivó por falta de espacio físico en el Ministerio Público Fisca. «Conforme al estado de la presente causa, y teniendo en cuenta las condiciones en que se encuentra este Ministerio Público Fiscal, al no contar con espacio físico suficiente tanto para el personal que se desempeña en esta Unidad Especial para la Resolución de Causas como para la cantidad de expedientes que se encuentran en trámite, y tratándose la presente de un hecho de vieja data, y hasta tanto se proceda a su efectiva conclusión, dispongo el archivo y remisión de la presente causa al archivo del Ministerio Público Fiscal».
Las otras denuncias de ese año se tramitaron en los expedientes 18251/2018, 29713/2018, 32711/2018 y 42109/2018.
2020. Las otras dos denuncias son de este año. La primera, expediente 29704/2020, es por un hecho de violencia cometido el 11 de mayo de 2020. La última, expediente 30095/2020, es por amenazas proferidas el 12 de mayo.
Sin respuestas, o con respuestas negativas, en la Justicia penal, el 29 de mayo Paola intentó la vía civil, con una demanda por daños y perjuicios. Este proceso, en el que se convocó a una mediación con su violentador, estaba en trámite cuando la mató.
Además, a estas acciones penales y la civil, hay que agregar las dos denuncias que hicieron en Salta su madre y sus primas, por los mensajes intimidantes que recibían también ellas, según consigna el diario Página | 12.
Mostrar más
Cerrar
Abrir chat