Policiales

El guardia imputado por la fuga del doble homicida dice que contará todo lo que ocurre en el penal de Villa Urquiza

“Es una situación muy complicada, pero es una realidad"

«Quiero que se sepa todo la verdad de lo que pasa en el penal”, explicó Virgilio Olmos, el guardiacárcel que detalló una serie de presuntas irregularidades en la fuga del reo Martín Nieva, condenado a 20 años de prisión por doble homicidio. “No tengo motivos para cambiar mis palabras. Diré exactamente lo mismo cuando declare en la Justicia”, agregó el hombre que este lunes deberá declarar como imputado en la causa que investiga la fiscal Mariana Rivadeneira.

El suboficial del Servicio Penitenciario ratificó el sábado cada una de las palabras que declaró en el marco de las actuaciones administrativas que se le tramitaron. Insistió con que Nieva estaba exaltado y que salió del penal porque sus superiores se lo ordenaron verbalmente; que sólo uno de los internos que formaba parte de ese grupo de trabajo tenía autorización judicial para hacerlo; y que es común que a los presos que tienen ese beneficio se les pida realizar compras en los comercios para los guardias o para sus compañeros.

“Acá hay un problema. Muchos presos tienen autorización para realizar tareas fuera del penal por resoluciones internas firmadas por las autoridades de la anterior gestión, no por el juez de Ejecución. Y eso está mal”, explicó Olmos. La mayoría de los ex funcionarios a los que se refiere el guardiacárcel estarían siendo investigados o habrían sido mencionados en las causas que se investiga el tráfico de drogas en el penal.

¿La fuga de Nieva está vinculada con la comercialización de sustancias en el penal? “No tengo conocimiento de eso”, respondió tajantemente. “Sí puedo decir que las autoridades del penal tenían conocimiento de dónde estaba el reo desde abril, pero nunca lo pudieron ubicar. No sólo porque vino un pastor a avisar que estaba con él en un centro de rehabilitación, sino porque yo mismo verifiqué esa información”, explicó.

Olmos confirmó que Nieva era un reo conflictivo por los severos problemas de adicción que sufría. “No puedo decir de dónde conseguía la droga porque no lo sé. Sí puedo decir que no recibía visitas porque su hermana vivía en Buenos Aires; sí mantenía contacto con los familiares de otros reos. Tampoco pudo gozar ningún beneficio porque no podía informar de un domicilio en la provincia”, concluyó.

Mostrar más
Cerrar
Abrir chat