Policiales

«Eh culiao, mirá lo que han hecho»: la confesión del crimen de Luis Espinoza

Se conocieron testimonios de los dos policías arrepentidos por el crimen de Luis Espinoza. "El comisario dijo que llevaba un muerto en el baúl", relataron. Hay 11 imputados, 9 de ellos policías y 2 civiles por el crimen del trabajador rural.

» (…) a las 19:30, en el camino me dice Montenegro que llevaban una persona sin vida en el baúl del auto donde yo estaba y cuando se bajan los otros comienzan a discutir, Morales y Zelaya le decían eh culiao, mirá lo que han hecho, yo no le creía, por eso recibí amenazas, yo no pregunté quién era él solo me dijo ‘llevo un muerto’, yo no le creía y nos decía que más vale que nadie diga un pingo y comenzaron los roces entre Gonzales, Zelaya y Morales. En ningún momento dieron el nombre del muerto. Yo no me enteré de quien hablaban, fue cuando abrieron el baúl y era un desparpajo total, había una persona sin vida, yo no pregunté como murió, yo se que murió de un disparo, eso dijeron ellos. Hubo gritos, amenazas de todo. No decían quien había disparado. En ese momento tampoco sabía quién era la persona sin vida, él va y lo mete adentro del auto, no vi que hicieron con el cuerpo. Al auto lo metieron en el patio de entrada, hay un portón, yo me metí en el baño y gritaban y luego me sacaron y Montenegro, Morales, Zelaya y González nos amenazaban para que veamos todo. Cuando el auto ingresó a la comisaria bajaron el cuerpo del auto, lo bajaron del auto Morales, Montenegro, González Zelaya, la persona era robusta, cuando lo bajan lo ponen en el piso de cerca del mástil y ahí Montenegro nos vuelve a amenazar y lo cargan al cuerpo en el auto, en el baúl y se van Montenegro, Morales, Zelaya y el flaco González. No metieron el cuerpo dentro de la comisaria, al cuerpo lo bajaron y lo envolvieron con una frazada no recuerdo el color y luego lo volvieron a meter en el auto. Y de ahí se fueron y nos decían a nosotros que no se vaya nadie hasta que volvamos”.
El escalofriante relato corresponde al policía René Ardiles, uno de los 9 agentes de la Comisaría de Monteagudo detenidos por el crimen de Luis Espinoza. El agente brindó detalles de cómo retuvieron el cuerpo de Espinoza en la comisaría para luego trasladarlo en el mismo auto al límite de Catamarca donde lo arrojaron desde un barranco.
Además del testimonio de Paz, el corresponsal de TN en Tucumán José Inesta tuvo acceso a las declaraciones de José María Paz, de 47 años, otro de los agentes detenidos. Ambos testimonios fueron de vital importancia para que la fiscala Mónica de Targa recabara las pruebas que demuestran que, luego de asesinar al peón rural, los efectivos implicados trasladaron el cuerpo en el auto del comisario Rubén Montenegro desde el paraje de Melcho hasta la comisaría de Monteagudo. Finalmente, allí lo habrían envuelto con plástico y una frazada, lo ataron con sogas y luego lo tiraron de un barranco de 150 metros de profundidad en la zona de Andalgalá, límite de Tucumán con Catamarca.
De acuerdo al expediente, Paz dijo que cuando regresaban rumbo a la comisaría de Monteagudo en el mismo auto, Montenegro les confesó que llevaba un muerto en el baúl. Esta declaración coincide con la de Ardiles, que sostuvo: «Nos lleva en el Fox y nos volvimos a base en Monteagudo. En el camino me dice que llevaba un muerto en el baúl, que todos íbamos a cagar».
Una vez en la comisaría, siempre de acuerdo a las confesiones de ambos policías, el propio comisario les mostró el cuerpo de Luis Espinoza y los amenazó de muerte si hablaban de lo sucedido.
«Allí nos llama el comisario y nos hace pasar en donde estaba el auto Fox con el baúl abierto en donde estaba una persona que vestía un jean celeste o azul y en la parte de arriba tenía algo oscuro, no veía bien si era una campera o una bolsa de plástico. Montenegro me amenazó de que me iba a volar la cabeza de un tiro y que iba a matar a mi familia. Amenazaba y retaba a los demás. Aclaro que deliberaban qué iban a hacer con el muerto, no sabían si lo iban a quemar, enterrar o si lo iban a tirar en el cerro».
Con estas declaraciones, la justicia recabó pruebas y datos para dar con los restos del peón. Según las pericias, luego de recibir el disparo mortal por parte del oficial Morales en el paraje de Melcho, el cuerpo de Espinoza fue envuelto en plástico, frazadas y atado con sogas para ser trasladado a la comisaría de Monteagudo donde planificaron cómo deshacerse del cuerpo finalmente arrojado en Andalgalá.
La fiscala de Instrucción Mónica García de Targa pidió la prisión preventiva por un año para 10 de los 11 imputados, 9 de ellos policías y 2 civiles por el crimen del trabajador rural.
Los policías Rubén Montenegro (subcomisario), José Morales, Miriam González, René Ardiles, Víctor Salinas, Carlos Romano, José Paz, Gerardo González Rojas y Claudio Zelaya, Fabio Santillán (vigía ciudadano) implicados en el asesinato de Luis Espinoza fueron imputados por ser coautores responsables del delito de desaparición forzada seguida de muerte y privación ilegítima de la libertad.
Mostrar más
Cerrar
Abrir chat