Sociedad

Compró una moto en una concesionaria de Yuhmak y terminó comiéndose el garrón de su vida

Una mujer relató en un grupo de Facebook la mala experiencia que está atravesando por haberse comprado una motocicleta de la concesionaria Yuhmak.

A quién no le pasó este dolor de cabeza. Una mujer decidió compartir en las redes el enojo que tiene con una concesionaria que le vendió una motocicleta la cual le resultó tener muchísimos problemas técnicos. «Te venden las motos con fallas y los mecánicos del servicio técnico no tienen la más mínima idea de lo que es una moto», manifestó.

La damnificada eligió un conocido grupo de Facebook para manifestar su indignación. Según lo escrito, ella compró una moto 110 Gilera Smash de la concesionaria Yuhmak. Desde el primer momento que la sacó de dicho local empezó a notar una serie de fallas que no solo le afectaron su movilidad de traslado, sino también su propio bolsillo.

«En el momento de la compra la moto tiene una pequeña revisacion con un mecánico perteneciente al servicio técnico de Yuhmak, en ese mismo momento me dicen que después tiene que pasar por 3 servis obligatorios para que la garantía me cubra más adelante cualquier tipo de problema que pueda surgir, pago el combo de los 3 servis pasa por los 2 primeros, el ultimo service lo hago el día lunes y la retiro el martes. Desde el momento que salió de la concesionaria la moto estaba pesada y frenada, en el primer servis (febrero) se lo digo al encargado del servicio mecánico de Yuhmak quien me responde que es algo normal que este pesada, que las pastillas de frenos tienen que hacer un poquito de presión con el disco y por eso hacia un ruido como quejido, firmo la conformidad; entra al segundo service en abril, le vuelvo a repetir al encargo del servicio mecánico del ruido que hace y que esta pesada respondiendo de vuelta que es normal ese ruido porque es necesario que las pastillas de frenos estén un poquito ajustadas que al andarla ya se iban a acomodar e iba a desaparecer ese ruido; tercer servis lunes 1 de junio entra ya no con un ruidito como quejido, sino con un ruido como si chocara algo plástico cada vez que la rueda gira. Retiro la moto el día martes y me dicen que se deformó el disco, osea, desde el primer servis que les vengo avisando que la moto hace ruido en la rueda al girar y solo me decían que era normal, que ya se iba a ir y en el tercer servis resulta que el disco se deformó», escribió.

La actitud de la empresa y los propios empleados le generó una bronca que le hizo pensar que le dañaron la moto para hacerla pasar a ella como la principal responsable. «Me quieren hacer creer que el motivo fue un golpe directo en el disco, cuando todavía estoy pagando hasta noviembre de este año esa moto y la cuido como oro, no solo jamás la golpee sino que la moto todavía conserva el plástico de cuando la saque de la concesionaria. Ni el vendedor ni el encargado del servicio mecánico se hacen cargo de que el deformamiento del disco lo produjeron ellos», agregó.

Mostrar más
Cerrar
Abrir chat