Policiales

Caso Espinoza | Los imputados habrían actuado alcoholizados

Gladys Herrera, madre de la víctima, contó que los policías involucrados en la muerte del peón rural estaban bebiendo en la casa de un hombre de la zona antes de realizar el fallido operativo en la zona de El Mencho.

El crimen de Luis Espinoza, el hombre que fue asesinado y su cuerpo encontrado una semana después, sigue arrojando diferentes pistas sobre el accionar de los principales sospechosos: 9 policías de la provincia que por el momento se encuentran detenidos.

Ayer jueves, Gladys Herrera, madre de Luis, contó un detalle alarmante del operativo que los uniformados realizaron minutos antes de la muerte de peón rural de 31 años.

Según la mamá, los autores habrían actuado bajo los efectos del alcohol, ya que antes de realizar el fallido operativo en la localidad de El Mencho, habían estado bebiendo en la casa de un vecino de la zona.  «Tenemos información de que los homicidas, según nos dijeron, han estado bebiendo en la casa de un tal ‘Pequeño’ y de ahí salieron hacia El Mencho”, señaló Herrera en una entrevista con el programa Panorama Tucumano.

El detalle contado por la mujer se da luego de haber sido recibida en la Legislatura por el vicegobernador Osvaldo Jaldo que prometió a la familia Espinoza justicia por Luis. “No hay dudas de que los autores de este crimen tienen que estar en la cárcel de por vida y no salir nunca más, porque son uniformados, policías y fueron designados para cuidar a la gente y no asesinarlas”, aseguró Jaldo tras finalizar la reunión donde prometió ayuda para la esposa y los hijos de la víctima.

«Nos vamos un poquito más tranquilas, porque nos prometió que se va a hacer justicia por Luis, y confío en él, en que eso va a suceder. Estamos agradecidas», relató Patricia Cuevas, cuñada de Luis, al finalizar la reunión.

«Hay que seguir con la lucha para que la justicia llegue pronto, no que esperemos años y años y tengamos que andar sufriendo. (El vicegobernador) me dio la palabra de que van a pagar con perpetua, como tienen que tratar (a los asesinos), porque lo trataron de la peor manera a Luis», aseguró Cuevas.

Los hechos

– Luis Espinoza y su hermano Juan volvían a caballo desde Monteagudo a su hogar en Villa Chicligasta. Habían ido a cobrar una pensión. En la zona de El Mencho, en medio del monte, se topan con una persecución policial.

– Los agentes los demoran violentamente y se produce una trifulca. En el forcejeo, Juan queda inconsciente. Antes, escucha un tiro. Y cuando despierta, su hermano ya no estaba.

– Los lugareños comienzan la búsqueda de Luis. En el lugar donde se produce el forcejeo entre los hermanos y la Policía hay huellas de vehículos y ramas y hojas cortadas con lo que parece ser sangre. Pero no hay señales de Luis.

– Dos horas después de la desaparición, la hipótesis de que Luis pudiera estar deambulando en el monte, confundido por los golpes, se cae a pedazos. El caballo que montaba llegó sin jinete al hogar.

– Familiares y vecinos se apersonan en la Comisaría y hospitales para preguntar por Luis. No está en ningún lado. Desde entonces realizan una búsqueda ininterrumpida, desde el día hasta la noche, sin apoyo de la Policía.

– El domingo siguiente a la desaparición, la familia y conocidos de Luis Espinoza deciden cortar la Ruta 157 hacia Monteagudo. Cansados de la falta de respuestas de la Policía zonal, buscan sensibilizar a las autoridades de más arriba.

– Los policías apuntados como responsables de ese hecho son nueve. Todos fueron apartados de sus cargos el lunes 18 de mayo. Dos dos días después, el miércoles, quedan detenidos y a disposición de la Justicia.

– El jueves 21 de mayo, dos de los policías implicados se quiebran y revelan el crimen junto con el supuesto paradero del cuerpo, en Alpachiri.
– El viernes 22, Luis es hallado en un precipicio en territorio catamarqueño, a 200 metros del límite con Tucumán.

Fuente: El Tucumano
Mostrar más
Cerrar
Abrir chat