Salud

Camisolines, botas y barbijos: unos 500 voluntarios elaboraron equipos de protección sanitaria

Desde la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, en el marco de un proyecto de la Tecnicatura en Diseño de Indumentaria y Textil se encargaron de la confección del equipamiento que fue donado para el uso de personal del Siprosa.

Las autoridades de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo y de la Tecnicatura en Diseño de Indumentaria y Textil de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) hicieron entrega de los equipos de protección sanitaria que elaboraron unos 500 voluntarios. El material es totalmente diseñado con los materiales correspondientes de acuerdo a las normativas de seguridad y protección. La entrega consta de una importante cantidad de camisolines, cofias, botas y barbijos para el personal sanitario.
La ministra de Salud Pública, Rossana Chahla, recibió este viernes al rector de la UNT, ingeniero José García; a su vicerrector, Sergio Pagani, autoridades de la Facultad de Arquitectura.
La titular de la cartera sanitaria expresó públicamente su gratitud ante la importante donación de múltiples equipos para protección personal de los trabajadores del Siprosa: “Estos son los resultados del trabajo conjunto, quiero destacar la voluntad, la tarea y la dedicación que ha puesto el rector y a través de él a la Facultad de Arquitectura, a su Tecnicatura de Diseño y Textil y a toda la gente que no se ve pero que estuvo trabajando con su solidaridad y voluntariado para llegar a este fin que es la colaboración a nuestro Sistema de Salud”.
La directora de la Tecnicatura contó que la donación es fruto del trabajo de donantes de tela con voluntarios de toda la provincia, que se ofrecieron a coser y armas los equipos. “Recibimos las donaciones de varias entidades públicas y algunos privados, las procesamos, cortamos y fuimos a cada una de las casas de los más de 2000 voluntarios que se inscribieron a entregarles el material para que los pudieran armar”.
Lombana enfatizó que se organizó todo de forma tal que se respetara la cuarentena: “La Universidad realizó un esfuerzo muy importante a nivel de logística y este es el resultado sobre todo de la solidaridad del pueblo tucumano. Aquí aproximadamente han trabajado entre 250 y 300 voluntarios, más todo el equipo de logística con los que llegamos a unas 500 personas”.
“A pesar de todas las circunstancias que estamos atravesando a partir de la pandemia, la Universidad se ha reconvertido para poder acompañar a Salud y dar a sus alumnos calidad en la enseñanza como viene haciéndolo a lo largo de tantos años. Estamos en el camino correcto y seguiremos acompañándonos y trabajando en conjunto más que nunca por los tucumanos y por esta casa de altos estudios que sigue formando a grandes profesionales que triunfan dentro y fuera de Argentina”, afirmó la ministra.
Por su parte el rector de la UNT, en compañía del decano de la Facultad de Arquitectura, Juan Bautista Ramazzotti, comentó que este desarrollo surgió en función de un proyecto diseñado y presentado por el personal docente y directivo de la Tecnicatura de Diseño de dicha facultad, una vez producida la cuarentena y la suspensión de la actividad académica y administrativa.
“Ellos ya venían implementando acciones con algunos centros y municipios con la elaboración de este tipo de materiales, pero Ramazzotti solicitó pasar a otra escala, a otras formas y realmente esto es parte de la labor social de la Universidad a través de lo donado para el Sistema de Salud, diferentes comunidades y caps. Pero también queremos destacar el trabajo que se desarrolla a través de los voluntarios y toda la labor de logística que conlleva el diseño, corte, entrega de los insumos a los voluntarios, el retiro del producto, entre otras tareas que estas creaciones abarcan”, sostuvo García.
Fuente: El Tucumano
Mostrar más
Botón volver arriba
Abrir chat