Política

Alperovich extiende la licencia debido a la causa por violación en su contra

El senador nacional continuará abocado a su defensa y, por el momento, no regresará a su banca en el Congreso de la Nación. El comunicado de sus pares del Frente de Todos.

El senador José Alperovich no retornará al Senado de la Nación, al menos por el momento. Así lo informó el bloque del Frente de Todos, espacio político al que pertenece el exgobernador de la Provincia, a quien este 26 de mayo se le venció la licencia sin goce de sueldo que solicitó en el Congreso de la Nación para abocarse a su defensa en la causa penal que lo investiga por presunto abuso sexual con acceso carnal contra su sobrina.
«El Bloque de Senadoras y Senadores del Frente de Todos comunica que el Senador José Alperovich no se reincorporará a la Cámara Alta y seguirá con su licencia abocado en su defensa en la causa que es de público conocimiento», sostiene el escueto comunicado del oficialismo, en donde se hace hincapié que «el tema en cuestión debe ser resuelto en el marco de la Justicia y en pleno respeto del Estado de Derecho». El documento lleva las firmas del presidente y de la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos en el Senado, José Miguel Ángel Mayans y Anabel Fernández Sagasti.
En las últimas horas, la atención se había concentrado sobre el futuro de Alperovich en el Senado, debido a que las causas que se tramitan de manera paralela en los tribunales de la Ciudad de Buenos Aires y de Tucumán no registraron mayores avances en los últimos seis meses. El letargo de la causa se vio acentuado aún más con la cuarentena que rige en todo el país desde el pasado 20 de marzo.
En Capital Federal, el último movimiento de importancia en la causa data de comienzos de año. Fue cuando el juez de Instrucción Osvaldo Rappa ordenó la realización de una inspección ocular en el departamento de la lujosa torre Zen City, de Puerto Madero, propiedad de Alperovich, que fue citado por la joven denunciante como uno de los lugares en los que sufrió ataques sexuales entre 2017 y 2019.
En Tucumán, en tanto, el 21 de abril pasado se reanudaron las audiencias a través de ‘Zoom’, plataforma a través de la cual declararon 30 testigos hasta el 07 de mayo. Desde la defensa de la supuesta víctima de abuso, celebraron la reanudación del juicio mediante un comunicado, aunque también cuestionaron que los primeros convocados a declarar fueron los testigos aportados por los abogados de Alperovich.
Una nueva carta
Este martes, el equipo que acompaña a la denunciante difundió una nueva carta redactada por la joven en donde relata los tormentos que sufrió luego de haber sufrido los abusos denunciados. En el texto, también se revela que el 24 de mayo de 2019, fue el día en que pudo enfrentar al senador en su propia casa.
«El domingo 24 de mayo se cumplió un año desde que decidí, con mi ultimísimo aliento y después de un proceso postraumático muy doloroso, enfrentar esta situación de raíz y decirle a él mismo mi ‘nunca más'», detalló la mujer en el texto, en donde relata los tormentos que vivió hasta que pudo salir de la situación denunciada. «Me lo negué a mí misma durante mucho tiempo porque no podía asumir el peso del miedo, del sometimiento y de la violencia sexual a la que me expuso. No podía, no quería que sea verdad. Lo tapé, creí que iba poder», recordó.
Al igual que en la carta con la que se hizo pública la denuncia contra el exgobernador de Tucumán, su sobrina volvió a calificarlo como un «monstruo»: «Sentí culpa, vergüenza. Mucha vergüenza. Eso significó además de un trauma, una tarea con la que tenía que lidiar porque no podía dar cuenta a nadie de lo que me pasaba. Para afuera todo estaba bien, no podía ni decírmelo a mí misma. La vergüenza que estas situaciones traumáticas me hacían sentir me condenaba a un silencio pactado conmigo misma. Mi monstruo ni siquiera tenía que hacerse cargo de que me oprimía«.
Sobre el día en que decidió enfrentarlo, la joven reconstruyó que «para mayo del 2019 no podía cumplir con mis responsabilidades laborales diarias, no estaba conectada a nada ni a nadie. Me sentía totalmente ausente, perdida, haga lo que haga o esté donde esté, hasta que llegó el día en el que directamente no pude siquiera levantarme de mi cama para ir a trabajar, ya no podía más. Anuncié mi falta y junté fuerzas toda esa mañana para animarme a hablar con él (…) Empecé por elegir un ámbito de seguridad. Decirle a mí abusador que no podía continuar porque necesitaba alejarme de él para sanarme del dolor que me había causado por lo que me había hecho, era una conversación difícil de afrontar. Por eso elegí que fuera en su casa, donde estaría su familia circulando y donde sentí que ante el rompimiento de mi silencio su reacción debía ser controlada y podría salir de ahí a salvo«.
Acerca de las reacciones dispares que surgieron en torno a su denuncia, que recibió apoyos y rechazos, la sobrina de Alperovich hizo hincapié en la confianza con que lleva adelante el proceso, pese a las viscitudes.«El 24 de mayo de 2019 mi cuerpo, mi conciencia y mi entereza para enfrentarlo me sacaron de ahí para siempre. No necesito que nadie me diga que José Alperovich cometió actos de abuso contra mi integridad física, sexual y psicológica para que sea cierto, yo sé que es cierto, lo viví, me pasó a mí«, aseveró.
En otro pasaje de la carta, además, negó ser utilizada por terceros para perjudicar políticamente a Alperovich. «Elegí elevar mi caso a la Justicia, a pesar de lo difícil que es llevar a cabo una denuncia, por mi necesidad de poner las cosas en su lugar y de decirlas para liberarme de su carga. Creo que legal y socialmente es el lugar en el que le corresponde estar y ser tratado. A nivel personal, trabajo mi recuperación tanto en terapia formal como en otros espacios de ayuda. No le estoy haciendo esto a nadie, ni mucho menos soy una mujer instrumentalizada por nadie, me estoy curando a mí», aclaró sobre sus motivaciones.
«Hoy valoro la capacidad de reponerme de esta situación no siendo más condescendiente con el trauma: vivo y siento, como, duermo, me río, me ocupo y estoy presente, me capacito, me divierto, trabajo, me cuido, me rodeo de amor, me elijo. Agradezco a todas las organizaciones y personas que manifiestan su apoyo y acompañamiento. No nos callamos más«, cerró.
Mostrar más
Cerrar
Abrir chat