Economía

ALIMENTOS PODRÍAN FALTAR: Denuncian «aprietes» y peajes inéditos en todo el país

La decisión oficial de mantener la cuarentena, sumada a la disposición de los intendentes del interior a limitar al máximo el ingreso de foráneos en pueblos y ciudades, viene secundada de una polémica ola de abusos y desmanes que podría derivar en una situación de desabastecimiento total de las poblaciones.

Así lo expusieron desde el ámbito del transporte de cargas, que a través de distintos voceros denuncian atropellos por parte de autoridades administrativas y policiales. Detallan que se emplean métodos que en muchos casos atentan directamente contra la integridad de choferes e, incluso, las mismas unidades de transporte.

Entre otros detalles, empresarios y directivos sostuvieron que en algunos municipios colocan fajas en las puertas de los camiones para «encerrar a los choferes en las cabinas de los vehículos», establecen criterios de cuarentena para los conductores en carpas improvisadas e, incluso, cobran tasas inexistentes previo a la irrupción del Covid-19.

La sumatoria de incidentes, indicaron  fuentes de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), podría derivar en la interrupción del movimiento de buena parte de los camiones, lo cual redundaría en un desabastecimiento masivo de comida y otros artículos esenciales.

«Muchas empresas evalúan dejar de ir a los lugares donde están ocurriendo estas situaciones. Sobre todo para dejar de exponer a los trabajadores e incluso a los mismos camiones. Eso implicaría el comienzo de faltantes de muchas mercaderías importantes para los hogares o las empresas. Desde alimentos, por supuesto, a productos para el agro, la actividad industrial o la construcción», comentó a este medio un portavoz de FADEEAC.

Los municipios de Azul y General Madariaga, en la provincia de Buenos Aires, así como los territorios de San Luis, Mendoza, Chaco, Jujuy, Tucumán y Mendoza aparecen a la cabeza de los sitios señalados por los transportistas como proclives a incurrir en «verdaderos actos autoritarios e ilegales utilizando a la fuerzas policiales como instrumentos violatorios de las libertades más básicas».

Martín Borbea Antelo, secretario general de FADEEAC, definió como «inaudito» el escenario que enfrentan los empresarios del transporte al momento de entregar mercaderías en varios puntos del interior de la Argentina.

«Tratan a los choferes como enemigos. En San Luis, por ejemplo, si el transportista debe hacer una entrega en San Juan apenas tiene un lapso de 6 horas para atravesar el territorio. Tiene prohibido parar. Debe cruzar toda la provincia de un tirón. Si la carga tiene como destino ese territorio, te derivan a un playón en la capital, dentro del predio del autódromo, que no tiene infraestructura para la logística. A los conductores se les prohíbe abandonar el lugar y la mercadería que transportan sólo puede ser retirada por un camión local. El problema es que hay un inconveniente con el producto, una rotura o un robo, quien responde económicamente y también a nivel judicial es la empresa que llevó el artículo a San Luis», explicó.

«Después está la situación de las fajas que se colocan en las puertas de los camiones para impedir que los choferes bajen de los vehículos. Eso está ocurriendo en Azul, provincia de Buenos Aires, La Rioja, San Juan y también San Luis. El chofer debe permanecer confinado en la cabina. Colocan una faja y el conductor queda prácticamente secuestrado junto con el vehículo», añadió.

Policía y nuevas multas
 

Borbea Antelo contó que en provincias como Formosa, la carga de camiones de hacienda sólo puede llevarse a cabo con escolta policial. Sobre los choferes pesa, otra vez, la prohibición de descender de los vehículos.

«Los conductores no pueden ocuparse de acomodar los animales, como es usual y necesario para el correcto transporte de la carga. La policía no lo permite», aseguró.
 
El directivo también denunció situaciones similares en La Pampa, Mendoza, Chaco e incluso Jujuy.

 

Expuso, además, el surgimiento de tasas e impuestos inéditos que las distintas jurisdicciones comenzaron a imponer a los camioneros de forma arbitraria.
 
«En Formosa, por poner un caso, el intendente de Clorinda ahora cobra 1.000 pesos en los accesos por la presunta desinfección de los vehículos. En Jujuy exigen 1.500 pesos por los test que realizan en los ingresos. Están inventando kioscos en todos lados», dijo Borbea Antelo.


«En el caso particular de Jujuy, el Gobernador ya informó que les cobrará a las empresas de transporte hasta 1 millón de pesos en caso de que uno de sus choferes de positivo en coronavirus. No estamos buscando una medida de fuerza, pero hay cosas que se dan de forma natural si los escenarios no mejoran. Hay empresas que comenzaron a recortar el envío de camiones a determinados lugares por todas estas situaciones. Está ocurriendo con San Luis. El desabastecimiento será una consecuencia lógica de estos abusos», concluyó.

A tono con estas palabras, FADEEAC emitió un comunicado dando cuenta de los atropellos que denuncian las compañías de transporte de cargas.

El texto señala, por destacar un fragmento, que «el abuso de las fuerzas pública, el maltrato, la discriminación, el ataque a las libertades de tránsito, el cobro de tasas de desinfección –verdaderas cajas paralelas municipales y provinciales- hacen insostenible la prestación del servicio. La situación de crisis por grave que sea, no puede justificar el atropello a la dignidad humana y a las garantías constitucionales más básicas».

Anticipa que, hacia adelante, se abre una «judicialización» de la «defensa de nuestros choferes y de nuestra actividad». Y advierte: «Tomaremos a partir de ahora todas las medidas necesarias hasta erradicar cualquier acto discriminatorio, autoritario y abusivo que menoscabe la dignidad de los trabajadores que ante la grave crisis que nos convoca cumplen una función social incalculable desde el día uno.»

Para luego concluir: «Ante la falta de respuestas frente a una situación que venimos soportando hace dos meses, la responsabilidad de las autoridades de esta Federación de empresarios nos lleva tener que extremar la posición. Si no hay respuestas que detenga los abusos, los argentinos nos tendremos que preparar para un desabastecimiento masivo.»

Abusos denunciados
 

Desde la federación que nuclea a los empresarios del transporte de cargas aportaron una nómina de los atropellos que sufren a diario los choferes en buena parte del interior de la Argentina. En detalle:

• Fajas para encerrar a los conductores: diferentes provincias y municipios del país implementaron un método de fajas en la puerta de los camiones del transporte de cargas para encerrar a los choferes en las cabinas de los vehículos.
 
Bajo amenaza de multas millonarias y prisión para el transportista que rompe la faja.
 
Los choferes se ven imposibilitados de ir al baño o descender frente a alguna emergencia por lapsos de hasta 12 horas.

 

• Detenciones ilegales e incomunicación: se han recibido denuncias de choferes detenidos e incomunicados de manera arbitraria.
 
Hacinados, además, en pequeños cuartos sin ningún tipo de condición sanitaria o barrera de distanciamiento.

 

• Abusos físicos y brutalidad policial: se reportaron abusos de las autoridades policiales en distintos puntos del país.
 
«El que ha tenido mayor visibilidad ha sido el de la localidad de General Madariaga, en donde la policía desfiguró a puñetazos a un transportista», indicaron desde FADEEAC.

 

• Tasas ilegales: proliferan denuncias de distintos transportistas sobre la aparición de tasas municipales aprovechándose de la pandemia y de la crisis sanitaria con fines estrictamente recaudatorios.
 
Encarecen los costos del transporte. Gobiernos provinciales como Jujuy elevaron las multas para los transportistas de 40.000 a 1 millón de pesos.

 

• Condiciones inhumanas de aislamiento: según la federación, es frecuente que los lugares destinados para realizar los períodos de cuarentena no estén preparados para tal fin.
 
«Muchos de nuestros transportistas son obligados a dormir y vivir en construcciones tipo carpas, contenedores sin ventanas y en condiciones de hacinamiento ideales para el contagio del virus», concluyeron desde la organización.
Mostrar más
Cerrar
Abrir chat