Política

“Jamás nos quedaríamos con los depósitos de la gente”, dijo Alberto

Por videoconferencia, dado el contexto inédito que trazó la pandemia del coronavirus, el presidente Alberto Fernández abrió hoy el 56° Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), y aseguró que pese a la crisis "jamás nos quedaríamos con los depósitos" de la gente.

En su mensaje, el jefe del Estado pidió confianza y buscó alentar inversiones. También cuestionó las movilizaciones opositorasy criticó una vez más los traslados de jueces que hizo el gobierno de Mauricio Macri -sobre los que debe fallar ahora la Corte Suprema-. Buscó desalentar versiones sobre una devaluación del peso y defendió su gestión.

«Efectivamente, es un coloquio diferente porque lo estamos desarrollando virtualmente y por el tiempo que nos toca vivir. Es único. La pandemia ha generado un colapso económico del que nadie ha podido salir indemne», dijo Fernández, en el inicio de su mensaje, que se transmitió por un canal de YouTube. Y agregó: «Nos obliga a repensar ventajas y desventajas hasta que el virus apareció. Contaminó a todo el mundo, no solo a la Argentina. Europa está soportando algo así como una segunda ola».

«El virus también se llevó a cientos de empresas, han caído bonos en su cotización. Al día de hoy no sabemos cómo prevenirlo o curarlo. Volvimos a las prácticas más elementales de la medicina», dijo Fernández, en defensa de las medidas de estricto aislamiento.

«Muy pocos concentran las riquezas y millones están en la pobreza. Merece un instante de reflexión. La Argentina era un país en terapia intensiva antes del coronavirus después de haberse endeudado. Y permitieron que el dinero se fugue, unos 23.000 millones de dólares. Cuando llegamos al Gobierno, la Argentina estaba con 36 [por ciento] de pobreza y sin reservas. Habían cerrado más de 25.000 pymes, había potenciado la precarización del trabajo a partir del monotributo», señaló el Presidente, en referencia a la herencia que recibió de Mauricio Macri.

Ante la agudización de la crisis económica por la pandemia, el Presidente defendió las políticas oficiales de contención, como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que alcanza hoy a 9.000.000 de beneficiarios. También la ayuda a las empresas para afrontar el pago de los salarios. «Llegamos a 236.000 empresas que quizás sin la ayuda del Estado no existirían. También a que se mantengan dos millones de empleos», dijo Fernández.

Y añadió: «El capitalismo puede garantizar el desarrollo social si no pierde su concepción solidaria. Empezó a tergiversarse el día que en las empresas comenzó a ser más importante el gerente financiero que el gerente de producción. El mejor capitalismo es el solidario, que tenga diálogo y que los mercados funcionen como corresponden». Fue una sutil manera de referirse a la crisis cambiaria, con una brecha cada vez más amplia entre la cotización del dólar oficial y el paralelo.

«Estamos enfrentando un problema por la falta de divisas que objetivamente heredamos. Están los que plantean que se viene una devaluación, que podemos quedarnos con depósitos; jamás haría semejante cosa», dijo.
 
E intentó ofrecer alternativas para la inversión, como proyectos de construcción de viviendas. «La obra pública será el gran motorizador de la economía argentina», anheló.
Mostrar más
Cerrar
Abrir chat